En el año de 2005, en las provincias canadienses de Ontario y Quebec, las dos más pobladas de Canadá, únicamente existía un especialista en oncología veterinaria.

¿Cómo lo he sabido? Porque una amada mascota murió al no encontrar un especialista que ayudara a tener un diagnóstico puntual y a tiempo.

Poco más de una década después, comenzaría a trabajar en una empresa de telemedicina veterinaria y conocería que aquella situación vivida por mí es el “pan de todos los días” para centenares o miles de dueños de mascotas y profesionales veterinarios, quienes noblemente intentan mejorar y salvar la vida de amadas mascotas. 

Siendo responsable del área internacional de la empresa, me ha tocado conocer de cerca la situación de los veterinarios, desde México hasta Argentina, del Medio Oriente e incluso Australia y Nueva Zelanda.

A pesar de ser latitudes tan distantes y culturas tan variadas, me he dado cuenta la forma de hacer telemedicina para ellos era el recibir (en el caso de los especialistas) o enviar (para los veterinarios) entre cuatro y ocho casos de diagnóstico por semana.

Los métodos de la telemedicina son, en su inmensa mayoría, intercambiar mensajes vía mensajería instantánea, esperar por sus periódicas juntas en sus colegios de veterinaria o “postear” en redes sociales y pedir consejo a la comunidad médica.

Me he encontrado con frustración de la parte de especialistas, quienes sienten su trabajo no es valorado siempre al dar servicio a distancia y de su parte, veterinarios expresando impotencia al no siempre poder servir con la calidad deseada a sus pacientes.

Jamás olvidaré una anécdota en Australia, en donde un especialista, quien me había expresado su malestar al dar diagnósticos a distancia por las vías tradicionales, me dijo complacido al ver nuestra plataforma de telemedicina: “Con esta plataforma ahora sí puedo dar un diagnóstico de calidad, ahora ya tendré una herramienta para cobrar por mis servicios y conocimientos”.

Curiosamente la misma historia se repitió en Argentina algunos meses después.

Otro reto encontrado en mis andanzas, particularmente en América Latina, fue el encontrar auténticos especialistas veterinarios. El reto no era sencillo, pues en muchos de estos países existen especialistas autodidactas o doctores quienes piensan que el haber tomado algunos diplomados los convierten en expertos en un área de la veterinaria.

La realidad es que hemos debido buscar personas de gran credibilidad regional para llegar a una lista de profesionales y lo hemos logrado.

Una de mis satisfacciones al presentar la lista de especialistas de habla hispana en Latino América, es ver los rostros que reconocen aquellos nombres y nos felicitan por la selección que hemos hecho.

No es una tarea sencilla, en Estados Unidos y Canadá, con casi 380 millones de habitantes en ambos países, contamos únicamente con 173 especialistas, no es fácil, pero hemos logrado imponer la calidad sobre la cantidad y eso mismo hacemos en cada región donde nos estamos implementando.

El servicio de Timeless Veterinary Systems® atiende ¡20 mil casos por mes! Y al ver las necesidades mundiales de telemedicina veterinaria, continuaremos trabajando hasta lograr una comunidad mundial que sirva a mejorar la calidad de vida de mascotas y hacer prosperar y apoyar la muy noble labor de los veterinarios.

Rodolfo Ortega 

International Business Development

Timeless Medical

Pin It on Pinterest

Share This